Saludos, ¡Ciudadanos!

Una de las nuevas características más emocionantes que vendrán con la Alpha 3.0 de Star Citizen y más allá, es la capacidad de las naves para transportar carga. Esto presenta un mundo de oportunidades para que los jugadores piloten naves más allá del combate, ya que esperamos ofrecer interesantes alternativas y formas muy reales para que los jugadores ganen un salario honesto (o quizás deshonesto…).

Comprar y vender productos en las estaciones y transportarlos, a través del espacio civilizado, a las personas que más lo necesitan (o dispuestos a pagar más por ello), esperamos que aliente a muchos jugadores a emprender la profesión de Transportista.

El estilo de juego de un transportista lleva asociada una forma completamente nueva para los jugadores a la hora de considerar que naves quieren pilotar. De esta forma, la capacidad de carga se convierte en una de las consideraciones más importantes para decidir que nave usar. Puede parecer poco o nada inteligente centrarse en las capacidades más altas de SCU (Standard Cargo Unit – Unidad estándar de carga) cuando se busca elegir la mejor nave de carga, ya que muchas de las naves más grandes rehuyen las capacidades defensivas como, por ejemplo, blindajes más gruesos, más soportes de armamento o disponer de motores más rápidos para obtener ese espacio de carga mayor, con lo que pueden quedar desprotegidas como resultado.

Las decisiones que se tomen en esta etapa pueden llevar a grandes recompensas o, incluso, a catástrofes mayores. Las naves de carga se presentan en todas las formas y tamaños, pero deberías considerar que rutas comerciales tienes disponibles antes de tomar una decisión.

Una Hull-C puede transportar una cantidad impresionante de carga pero sus opciones defensivas son extremadamente limitadas. Los pilotos de una Hull necesitarán contratar escoltas de combate o viajar en convoy con la esperanza de disuadir a posibles piratas de su abordaje.

Naves como la Caterpillar y la Starfarer ofrecen más defensa y maniobrabilidad a costa del espacio de carga. Si tu ruta comercial te lleva a mundos fronterizos donde los límites con la legalidad son poco firmes y precisos, agradecerás tener un as bajo la manga para hacer que un ladrón de naves se lo piense dos veces.

Naves más pequeñas como la Cutlass tienen una cantidad decente de capacidad de SCU para recorridos cortos, pero lo más importante es su pericia de combate para enfrentarse a agresores y proteger su valiosa carga.

Conocer no sólo la cantidad de carga que se necesita ser llevada, sino que además la ruta por la que se llevará la carga, debería ayudar a un piloto perspicaz a tomar la decisión correcta sobre qué tipo de nave es la adecuada para ello. Por supuesto, el comerciante más “emprendedor” también puede querer además considerar si necesita evitar cualquier… enredo imperial.

A medida que más y más rutas comerciales legítimas se expandan a través de los sistemas, también lo hará la cantidad de piratas buscando lo que no es suyo. Del mismo modo, a medida que las nuevas colonias comienzan a establecerse necesitarán entregas de armamento (que les es limitado) para defenderse contra los merodeadores, y los traficantes en los callejones también necesitarán un suministro constante de drogas ilegales y narcóticos.

Sea cual sea la historia, de vez en cuando serán necesarios transportistas dispuestos al contrabando de ese tipo de cargamento ante las narices de las fuerzas de seguridad. Queremos asegurarnos de que la jugabilidad sea envolvente y divertida, más que un poquito exasperante. Los contrabandistas tienen una gama de técnicas disponibles para escabullir su cargamento de las autoridades, desde simplemente no declararlo haciendo que determinados productos parezcan ser otra cosa, hasta camuflarlos completamente para que no aparezcan durante los escaneos. Evaluar una nave por sus capacidades de contrabando es otra consideración a tener en cuenta cuando se trata de elegir la nave correcta para el trabajo apropiado que cubriremos más adelante.

 

 

Mercancías, Unidades y SCU. ¡Oh, Dios mío!

Cuando el jugador compra una mercancía, lo hace en cantidades de ‘Unidades’. “Dame treinta unidades de alubias”, podría decir. Del mismo modo, al comprar armas, equipos y otras cosas, todos ellos tienen un atributo de tamaño numérico que determina cuántas “unidades” ocupan. Estos valores son esenciales para averiguar cómo los jugadores almacenan y transportan sus productos, lo que nos lleva al hermano mayor de la Unidad: el SCU.

Una Unidad Estándar de Carga o SCU (Standard Cargo Unit), es la medida universal para el almacenamiento de carga y las mediciones de transporte. 1 SCU se considerará la “caja estándar”, que a partir de su tamaño se miden el resto de cajas. Queríamos una unidad universal para que cuando especifiquemos que una nave tiene espacio para 100 SCU, sabrás cuántos contenedores podrás colocar en ella. Más que usar sólo 1 m3, queremos asegurarnos de que podamos agrupar la mercancía con el contenedor. En términos de métricas, 1 SCU viene a ser 1,25 m3 que es 1 m3 de espacio de carga con una protección adicional de 125 mm en cada lado, la base y la tapa. Cuando dispongamos en futuras versiones de contenedores refrigerados, contenedores de riesgo biológico o contenedores de ganado, nos permitirá usar ese borde de 125 mm para proporcionar una protección adicional o una construcción a medida sin perder el espacio de carga interno. Por lo tanto, como su nombre indica, nuestra carga tiene un tamaño universal independientemente del tipo de contenedor en el que se encuentre.

1 SCU puede contener hasta 100 unidades. Como 1 SCU es el contenedor de almacenamiento más pequeño, significa que comprar 1 SCU de alubias o 100 unidades de alubias es lo mismo, por lo que 1 SCU de alubias será entregado en cualquier caso en la bodega de carga. Como probablemente habrás imaginado, la compra de 101 alubias significa que ocuparán 2 SCU en la bodega de carga. Los comerciantes más eficientes querrán redondear su carga a la centena más cercana si pueden. También vale la pena señalar que los jugadores no pueden mezclar productos en la misma caja SCU, por lo que si la mitad de 1 SCU contiene alubias, esto significa que la otra mitad NO se pueda llenar con cerdo y así ahorrar espacio, El cerdo se almacenará en su propio caja SCU. Sin embargo, cualquier unidad adicional de cerdo o alubias que se compre se agregará a las SCU correspondientes. Esto permitirá que los jugadores trabajen en solucionar su cargamento ineficiente y así aprovechar al máximo su espacio.

Como las armas y los equipos también tienen un tamaño de unidad atribuido, permite a los jugadores comprar cajones de almacenamiento de tamaño basado en SCU, lo que les permite asegurar sus equipos y armas a la matriz de carga, en lugar de dejarlos sueltos alrededor de la nave.

 

 

El juego de los números

o: El lugar de mi nave en todo esto

Cuando se trata de decidir sobre la capacidad de carga de una nave, tenemos que pensar en qué papel ocupa esa nave dentro del universo Star Citizen.

Tenemos naves de nivel inicial a las que se les ha dado una cantidad limitada de espacio de carga. La idea aquí es que los jugadores podrán comprar estas naves a bajo precio y, una vez que hagan viajes habituales de carga con una bodega completa, deberían poder permitirse naves más grandes. Las Auroras y las Reliants están diseñadas para dar a los jugadores una muestra del oficio de transportista sin necesidad de arruinarse para involucrarse, y si les gusta, pueden ir a más.

Otras naves tienen capacidad de carga sin que se los considere “naves de carga” per se. Estas son naves que simplemente creemos que los jugadores esperarían poder transportar un poco de carga. Estas naves generalmente no aprovechan al máximo el espacio, pero tienen un área reservada para el almacenamiento, como la Hornet o la Mustang. Luego tenemos las naves dedicadas de carga, cuyas bodegas de carga están tan ajustadas como hemos podido hacer para que puedan utilizar tanto espacio como sea posible sin perder integridad estructural. Estamos hablando de las Freelancers, Starfarers, Caterpillars y la serie Hull, por nombrar sólo algunas. Estas naves tienen su espacio de carga determinado por un equilibrio entre el coste y el rendimiento.

 

Cuando se trata de determinar dónde está ubicada una nave de carga en relación con otra, observamos su velocidad y capacidad de combate, y hacemos un juicio sobre que tipo de capacidad se ajusta a ese tipo de nave. Un emparejamiento clásico sería la Freelancer en contraposición a la Cutlass. La Freelancer ha sacrificado cierta capacidad de combate y maniobra para poder transportar más mercancías, mientras que la nueva Cutlass puede resistir en una lucha e incluso ir a la ofensiva si es necesario, pero a costa de espacio de carga. Queremos que los jugadores juzguen qué tipo de nave de carga es la adecuada para un trabajo en específico. ¿Dónde van a recoger las mercancías? ¿Qué tan rápido necesitan llegar allí? ¿Cuánto se necesita para completar el pedido? Nos estamos esforzando por asegurarnos de que no haya dos naves de carga que proporcionen exactamente el mismo rol. Incluso en el campo especializado del transporte de carga, puede haber aún más especialización dependiendo de las rutas, el peligro e incluso las propias mercancías que el jugador desee transportar.

Hacemos lo que podemos para garantizar que el espacio de carga también sea logísticamente practico. La carga apretada en cada rincón de la nave tiene la pinta de ser una victoria para el jugador numéricamente hablando, pero el acto de cargar y descargar se convertirá en algo doloroso o incluso imposible con techos altos y puertas pequeñas. La ventaja de la Caterpillar con sus enormes puertas, que no son siempre estructuralmente adecuadas para otras naves de carga. Puede haber casos en los que algunas naves tengan espacio restante potencialmente “utilizable”.

 

 

Cargando para el trabajo que tienes y para el trabajo que deseas

Sobrecargar una nave con más carga es algo que muchos pilotos ciertamente han pedido, y es algo que apoyaremos. Debido a que la carga podrá levantarse y colocarse a mano, un jugador no necesitará de una malla de carga debajo de él para colocarla, lo que significa que puede dejar esos productos en cualquier lugar. Sin embargo, alentamos a los jugadores a querer almacenar su carga de manera segura, de lo contrario, un sinfín de desafíos adicionales les pueden esperar.

Cuanto más llevas, más masa estás tratando de mover, y por tanto más adversa será la eficiencia de tu nave. Si excedes las recomendaciones de masa, con carga suelta y ubicada en cualquier lugar, entonces vas a “romper” el equilibrio interno de la nave y, por tanto, a poner más tensión en los propulsores de un lado que del otro. El sistema de vuelo hará todo lo posible para compensarlo, pero a costa de quemar combustible mucho más rápido y arriesgarse a un desgaste adicional de los componentes en contrapunto a un peso optimizado.

Además, a medida que desarrollamos nuestras físicas para el comportamiento interno (buscamos la temperatura ambiente, la atmósfera y otras fuerzas para actuar sobre el jugador), cuando la carga no esté bien sujeta, éstas también actuarán sobre ella. Actualizaciones futuras harán que las fuerzas inerciales actúan sobre una nave, de modo que a cada golpe o explosión de combate, reentrada, saltos cuánticos, etc. golpeará todo lo no esté bien sujeto en la bodega de carga, lo que podría causar daños. Si bien la magnitud del daño aún está por verse, se espera cierta pérdida de integridad de los bienes que está enviando si no se almacenan adecuadamente. Vigila también cualquier carga suelta si alguien decidiese abrir una cámara estanca. Sin nada que lo mantenga en su lugar, tus mercancías se encontrarán a merced de cualquier descompresión sufrida.

 

 

El verdadero propósito de mantener la carga fuera de las mallas de carga

El contrabando es una de las siguientes grandes características que agregaremos al sistema de carga y es algo que nos entusiasma que aprovechen los jugadores. Las mercancías que se fijen en la malla de carga se considerarán a su vez “declaradas” en el manifiesto de carga (cargo manifest) de la nave. Lo que esto significa es que cuando los jugadores pasen a posteriori por controles aduaneros, o que se topen con fuerzas de seguridad en rutas espaciales, sus manifiestos se transmitirán (al igual que en la vida real un camionero hace entrega de la documentación) declarando legalmente todo lo que hay dentro de sus bodegas.

Esto permitirá a su vez que un jugador sea capaz de hacer un esfuerzo consciente para no declarar un objeto, al dejarlo deliberadamente fuera de la malla de carga.
Como se destacó anteriormente, una caja dejada en un pasadizo corre el riesgo de desequilibrar una nave, sobrecargarla y que traquetee en la parte trasera; pero una vez que el sistema de contrabando se ponga en marcha en el juego, los jugadores tendrán un plus ya que dicha caja no se transmitirá a terceros como parte del manifiesto de carga. Un jugador que quiera deslizar una caja llena de objetos de contrabando a través de la aduana podrá hacerlo simplemente dejándola fuera de la malla de carga, evitando transmitir sus detalles a un oficial de policía por el que pase.

Por supuesto, la policía no estaría haciendo correctamente su trabajo si sólo creyeran lo que cada transportista les dice, por lo que escanearán naves de vez en cuando para confirmar lo que el transportista está transportando, ya sea que esté en la malla o no. Para combatir esto, permitiremos que los contrabandistas agreguen tecnología adicional a sus cajas de SCU como los ‘distorsionadores’ (scramblers) que harán que sea más difícil de detectar, o algo que llamamos ‘suplantadores’ (spoofers) para hacer que un contenedor aparezca como algo completamente diferente.

Sin embargo, es poco probable que cualquier artimaña de un contrabandista pueda resistir un escaneo continuo para siempre, por lo que si el jugador se encuentra bajo escrutinio continuo de la ley, o tal vez incluso un pirata desee “liberarlo” de su valiosa carga, a menos que tenga el mejor equipo del mercado negro con el que pueda reaccionar, puede valer la pena pensar en encontrar una nueva línea de trabajo. ¡Esto no es una vida para los mansos!.

 

 

Preguntas frecuentes

o: Preguntas que pensamos que podrías tener


P: La Reclaimer se vendió originalmente con 2.500 SCU y ahora figura como 360. ¿A dónde se fue a parar el espacio de carga?

R: Como parte de nuestra actualización de catálogos, ahora nos referimos a la “capacidad de carga” de una nave como su espacio de carga “utilizable” para almacenar y transportar mercancías y otros artículos. Para la Reclaimer, la mayoría de su espacio interno está dedicado exclusivamente a almacenar material reutilizable que ha reunido. Como no queremos dar una imagen falsa de la nave a posibles compradores, especificaremos que la Reclaimer tiene ‘solo’ 360 SCU de capacidad de carga. Esperamos que los jugadores que buscan su próximo nave de carga tengan una comprensión mucho más clara del espacio real de carga “utilizable”.

Los jugadores deberían esperar también lo mismo para los catálogos en naves mineras como la Orion y la Prospector. Estas naves dedican la mayor parte de su espacio SCU previamente catalogado a almacenar y procesar los metales, cristales y minerales que reúnen a través de las operaciones mineras, de modo que los jugadores verán como disminuye su número de “capacidad de carga” en comparación con lo que anteriormente se mencionó.

Ten la seguridad de que el espacio no ha ido a ninguna parte, simplemente está ahora mejor etiquetado para que los jugadores sepan exactamente lo que están obteniendo.